El desempleo juvenil

Según las cifras más recientes publicadas por Eurostat, la tasa de desempleo de la EU28*, corregida estacionalmente, fue de 10,6 % en febrero de 2014, mientras que entre la gente joven, de 15 a 24 años, fue más del doble: el 22,9 %. Aunque las tasas de desempleo juvenil suelen ser mucho más altas que las del paro general, el número de jóvenes en paro es preocupantemente elevado, ya que en febrero de 2014 había en la UE 5,392 millones de personas menores de 25 años en paro. Estas altas tasas de desempleo hablan bien a las claras de las dificultades que encuentran los jóvenes a la hora de encontrar un trabajo. Para intentar resolver este problema es importante entender cuáles son las causas de que exista tanto paro entre la juventud.
Algunas de las razones que explican este gran número de parados menores de 25 años son específicas de cada país, si se tienen en cuenta las diferentes políticas de empleo, sistemas educativos y desempeños económicos de los miembros de la UE, pero aun así hay factores comunes a toda la UE que contribuyen a estas elevadas tasas de desempleo juvenil. Una razón evidente para ello es la reciente crisis, que ha provocado la desaceleración económica y la rigidez del mercado laboral. Por otro lado, los trabajadores jóvenes suelen padecer en mayor grado las fluctuaciones de este mercado porque, en general, gozan de menos protección laboral, ya que la mayoría tienen contratos temporales. Además, durante una recesión, las empresas tienden a dejar de hacer nuevos contratos, primero, y luego a despedir al personal en plantilla, lo cual limita las vacantes disponibles para los jóvenes que acceden al mercado laboral.
Otro gran obstáculo que impide que la gente joven encuentre un empleo es la falta de experiencia. Al tener menos experiencia profesional que los trabajadores veteranos, los jóvenes son más vulnerables cuando se producen despidos y esto disminuye sus oportunidades para ocupar nuevos puestos de trabajo. En consecuencia, los jóvenes suelen ser los últimos a la hora de ser contratados y los primeros en ser despedidos. Por todo ello, el paso desde los estudios al mercado laboral es casi imposible.
Existe, por otro lado, un creciente desajuste entre las capacidades de la gente joven y los trabajos disponibles en el mercado laboral. La baja calidad de la educación y la creciente demanda de cualificaciones que se exigen para un empleo dejan a los jóvenes mal preparados y sin ofertas de trabajo. Por otra parte, también se da a menudo el caso de que hay jóvenes con estudios universitarios a los que les resulta difícil encontrar un empleo acorde con sus cualificaciones y competencias, y aceptan trabajos para los que están sobrecualificados. El desajuste por abajo afecta a la motivación y a los sueldos y, al mismo tiempo, pone en peligro la productividad de las empresas, mientras que el desajuste por arriba impide que los países exploten todo el potencial de su mano de obra.
Para hacer frente al problema de la alta tasa de desempleo juvenil, la UE ya ha aprobado iniciativas como la del Empleo Juvenil y la de Garantía Juvenil, que tienen como objeto proveer de fondos y animar a los Estados Miembros a que tomen medidas que faciliten a los jóvenes encontrar un empleo y que se fomente la formación profesional. De este modo, la gente joven resultará más competitiva en el mercado laboral y aumentarán sus oportunidades de encontrar trabajo. Por otro lado, los programas como Erasmus +, «Tu primer trabajo EURES», la Alianza Europea para la Formación de Aprendices y el Marco de Calidad para los Periodos de Prácticas ofrecen a los adultos jóvenes la oportunidad de recibir formación profesional y de adquirir una experiencia laboral práctica, tanto en sus países como en el extranjero. Es de desear que los responsables políticos de la UE continúen buscando soluciones para atajar el elevado desempleo juvenil. Los jóvenes son el futuro de Europa y deberían poder desarrollarse profesionalmente y ser parte activa de la mano de obra europea.

fuente http://www.bridgingeurope.net/why-is-youth-unemployment-in-the-eu-so-high.html

Algunos datos:

  • Más de 4,5 millones de jóvenes (entre los 15-24 años) están en paro en la actualidad en la UE.
  • Aunque ha disminuido —desde más del 23 % en 2013 a menos del 21 % en la actualidad—, la tasa de desempleo juvenil sigue siendo muy alta en la UE (con picos de más del 40 % en muchos países). El paro juvenil de larga duración todavía alcanza cifras muy altas.
  • La tasa de desempleo juvenil de la UE es más del doble de la tasa general de paro (el 20 % frente al 9 %) y enmascara grandes diferencias entre países: hay una brecha de más de 40 puntos porcentuales entre el Estado Miembro con la tasa de paro juvenil más baja (Alemania, con el 7 %) y los Estados Miembros con las tasas más altas: Grecia (50 %) y España (49 %).
  • Las cifras absolutas de desempleo juvenil cayeron más de cuatro puntos porcentuales entre 2008 y 2014 (del 37,3 % al 32,5 %); en el caso de los adultos fueron ocho veces más.
  • Más de 7 millones de personas en el grupo de edad de entre 15y 24 años ni estudian ni trabajan ni siguen una formación (los Ninis).
  • El 11 % de grupo de edad de entre 18 y 24 años no han acabado sus estudios.
  • El alto desempleo juvenil coexiste a veces con crecientes dificultades para cubrir los puestos vacantes. Ello apunta a la existencia de desajustes en el mercado laboral debidos a cualificaciones inadecuadas, a una movilidad geográfica limitada o a unas condiciones salariales inadecuadas.
  • fuente http://ec.europa.eu/social/main.jsp?catId=1036

This post is also available in: Inglés Griego Italiano Portugués, Portugal

Add your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.